Vagamundos 2010: Nueva Zelanda
Buscar: 
Secciones
Visita rápida

Conócenos

Multimedia y
Concursos


Recomendamos

Tu aportación

Información
Anteriores viajes


Buscar:
Fuente RSS
RSS

RSS

RSS

RSS XML

RSS

Buscar en la Red
Google
Buscar: 
En Vagamundos
En la web
Publicaciones
Boletines
Suscríbete y recibirás boletines de actualización en tu correo electrónico:








La cita: Que no sabemos lo que nos pasa: eso es lo que nos pasa — José Ortega y Gasset

Comparte este sitio web: del.icio.us Digg Facebook Fresqui Google Meneame Yahoo!


Vagamundos no deja de hacer rutas geoposicionadas...
...y álbumes de fotos
www.flickr.com


Todos los diarios
DiarioWaitangi, el Nacimiento de una Nación
DiarioDe la Coruña a Nueva Zelanda, Pasando por Madrid, ...
DiarioBuceando con Los Caballeros Pobres en Nueva Zeland...
DiarioPor Northland, donde los Mares se Juntan y las Alm...
DiarioPenínsula de Coromandel, Prohibido Fumar la Hierba
DiarioTongariro Crossing, por Tierras de Mordor Oliendo ...
DiarioLos Remeros de Abel Tasman
DiarioDe Nelson a Panakaiki, las Rocas Pancake
DiarioDe Caminata por El Queen Charlotte Track, 71 km de...
DiarioDe Caminata por el Salvaje Oeste
DiarioMarchando dos de Glaciares, Fox y Franz Josef
DiarioSenderismo por el Copland Track
DiarioLago Matheson, Reflejos de Belleza Infinita
  DiarioQueenstown, la Capital de la Aventura en Nueva Zel...
DiarioPor el Sur del Sur de Nueva Zelanda
DiarioBorland Walk y Lago Verde, una Caminata de Primera
DiarioLa Bahía de los Canibales y la Fiesta con Pingüino...
DiarioMackenzie Track. Senderismo por las Tierras Altas
DiarioMonte Cook, la Cima de las Antípodas
DiarioMount Somers, Caminata por Antiguas Minas y Volcan...
DiarioChristchurch, Ciudad Jardín
DiarioEl Tren Transalpino de Christchurch a Greymouth
DiarioArthur`s Pass o Paso de Arturo, Ruta en los Alpes ...
DiarioAkaroa, un Pedazo de Francia en Nueva Zelanda
DiarioFiyi, Fiji, Matanitu ko Viti, una Postal del Para...
DiarioLas Yasawas, de Isla en Isla



Mapa Fiji islands Bula Pass
  
Mucha gente piensa que es difícil viajar como mochilero por el Pacífico Sur, y es todo lo contrario. Hay zonas, como la Polinesia Francesa, en las que es difícil encontrar alojamiento y actividades baratas, ya que el gobierno francés quiere mantener la Polinesia Francesa como un destino exclusivo, pero en el resto del Pacífico Sur es todo lo contrario. Los australianos y kiwis son mochileros por excelencia y ejercen una gran influencia en toda la región, de hecho la economía de algunos países como Samoa depende en gran parte de ellos, para bien y para mal. Fiji es uno de los destinos preferidos por australianos, principalmente desde el atentado de Bali de 2002, y kiwis para escapar del invierno, ya que a sólo 3 horas de vuelo encuentran un paraíso de islas de todos los tamaños, algunas poco más grandes que un campo de fútbol, y otras con montañas de más de 1.000 msnm. Es muy sencillo aterrizar en Fiji sin nada organizado, ya que en el mismo aeropuerto de Nadi hay una oficina de Awesome Fiji, una empresa que tiene un servicio de catamaranes rápidos entre Nadi, desde un puerto llamado Denarau, y las islas Yasawa. Las opciones son variadas, y sobre todo flexibles, el mandamiento número uno del mochilero, y puedes pagar simplemente por el transporte o comprar los llamados Bula Pass y Bula Combo Pass, de duración 7, 14 ó 21 días. Con el Bula Pass tienes transporte ilimitado...



Fiji, como se llama en inglés, fue el primer país que visité del Pacífico Sur, a donde pensaba llegar navegando desde Nueva Zelanda, pero en 2010 la temporada de huracanes se alargó más de lo normal y finalmente decidí comprar un vuelo desde Nueva Zelanda, que me puso en Nadi, el aeropuerto de la isla principal, en poco más de 3 horas. Pocas semanas antes, mientras estaba en Queenstown, escuchaba las llamadas telefónicas de un cliente del hostal donde me alojaba a su compañía aérea preguntando si era seguro volar a Fiji ya que había habido un huracán, y el hombre, japonés, se desesperaba porque no conseguía información fiable. Si a eso se le añade que Fiji está gobernada desde el 2006 por un militar que dio un golpe de estado, no iba muy convencido de mi visita, pero después de 3 meses en Nueva Zelanda sin parar, y con la inminente llegada del invierno, necesitaba recargar las pilas, y eso hice en Fiji, que me encantó, aunque tengo que reconocer que sólo visité una ínfima parte del país. Os adjunto aquí datos generales del país que ampliaré con mi experiencia personal en próximos diarios. Los países vecinos a Fiji más cercanos son Vanuatu al oeste, Nueva Caledonia al sudoeste, Tonga al este, y Tuvalú al norte. Fiji está compuesto de más de 300 islas, de las cuales 110 están permanentemente habitadas, y más de 500 islotes, cubriendo un área total de 18.300 km2 (4% de la superfice de España). Viti Levu y Vanua Levu son las islas más grandes, donde viven el 90% del millón de habitantes. Son islas montañosas, con picos que superan los 1.100 msnm. La isla principal es Viti Levu. Las islas fueron anexionadas por los británico como colonia en 1874, y obtuvieron la independencia en 1970, así que la dominación británica duró casi un siglo. Un golpe...



Akaroa es una pequeña localidad al borde del mar, en una bella bahía en la que han encontrado su hogar muchos delfines. Está en la Península de Banks, en Canterbury, a 82 kilómetros de Christchurch. Akaroa es una de las localidades más históricas de la Isla del Sur, y uno de los lugares mejor preservados. El camino para llegar a Akaroa desde Christchurch es muy hermoso, y los autobuses del tour paran varias veces para apreciar las vistas de la Península Banks. La península tiene una superficie de unos 1000 km2, y está bastante despoblada, con unos 8.000 habitantes. Se visita Little River, una pequeña localidad minera en origen, en la línea de tren que unía Christchurch con Akaroa, inaugurada en 1886, y se cerró al tráfico del pasajeros en 1951, y al de mercancía en 1962. Entre 1927 y 1934, funcionó con una locomotora experimental Edison de baterías eléctricas, siendo la única línea que la usó en Nueva Zelanda. Akaroa está rodeada de colinas volcánicas, y su gran bahía es la razón de que algunas de las primeras colonias de Nueva Zelanda se asentaran allí. Su legado arquitectónico data de 1840, cuando los franceses quisieron establecer una colonia en esta zona, pero poco tiempo después fueron expulsados por los ingleses. A pesar de eso, Akaroa tiene influencias francesa en bastantes edificios, y sobre todo en su "joie de vivre", con restaurantes, boulangeries, y pequeños hoteles con encanto....



Arthur`s Pass, a 737 metros de altitud, es un pequeño pueblo en el que tiene parada el ferrocarril Transalpino entre Christchurch y Greymouth, a 5 km del puerto de montaña del mismo nombre. Marca el límite entre la Costa Oeste y Canterbury, y se encuentra a 140 km de Christchurch y 95 km de Greymouth. El paso se llama así en honor a Sir Arthur Dudley Dobson, que dirigió al primer grupo de europeos a través del puerto de montaña en 1864, gracias a la información que le había dado un jefe maorí. La carretera 73 cruza el Paso de Arthur, y es la más alta de las tres rutas que cruzan los Alpes Neozelandeses (las otras 2 son el Paso Haast y el Paso Lewis). El cruce fue peligroso durante mucho tiempo debido a las avalanchas y desprendimientos de terreno, pero a finales de los 90 hicieron grandes obras de remodelación que mejoraron mucho las condiciones, pero en la parte de carretera que hice yo (de Christchurch a Arthur`s Pass fui en tren, y de allí a Greymouth por carretera), se veían de vez en cuando rocas sobre la carretera. La razón principal de mi parada en el pueblo fue visitar el Parque Nacional de Arthur’s Park, en el corazón de los Alpes del Sur, un conjunto de grandes montañas de enormes cimas, ríos caudalosos, y una climatología imprevisible, que te hace pasar del invierno al verano en cuestión de minutos. Las montañas del Parque Nacional Arthur's Pass son la meca de los aficionados a la montaña desde que en 1891 fueran escaladas por primera vez; el monte Rolleston,...



Los lectores de vagamundos saben que soy muy aficionado a los trenes y que nunca pierdo la oportunidad de viajar en uno, aunque según y dónde las condiciones pueden ser bastante duras. En 2007 me atreví a viajar desde Darjeeling, en las estribaciones del Himalaya, a Nueva Delhi, en un vagón de segunda clase en litera, algo más de 30 horas en un vagón hacinado en el que al mediodía no podías tocar las paredes porque quemaban. A pesar de todo, los recuerdos que guardo de ese viaje son fantásticos por la oportunidad que tuve de conocer y charlar con todo tipo de gente, que me invitaba a probar su comida, e incluso un militar me compró fruta en una parada. En mi primer viaje a Nueva Zelanda en 2002, tomé un tren muy diferente, el TranzAlpine o transalpino, que conecta Christchurch con Greymouth y disfruté muchísimo viendo al tren serpentear entre montañas y desfiladeros para cruzar por los Alpes la isla sur de este a oeste. En 2010 repetí a medias la experiencia, ya que de Christchurch fui hasta Arthur`s Pass, a mitad de camino, y de todas maneras, como pasa tantas veces, este recorrido se ha hecho tan popular que ha perdido su encanto. El tren suele ir abarrotado en verano, y hay que luchar a codazos en el vagón semi-abierto, ya que en el resto no se pueden abrir las ventanas.



La fatalidad quiso que el día que me puse a escribir este diario sobre la segunda ciudad más grande de Nueva Zelanda, con 350.000 habitantes, el 4 de septiembre de 2010, esta sufriera un terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter, con más de 270 réplicas. La gran diferencia con el terremoto de Haiti, de la misma magnitud, es que en Nueva Zelanda están preparados para los terremotos, ya que el país se asienta en una región volcánica muy activa, y el único muerto que hubo durante el terremoto fue por infarto de miocardio, frente a los más de 200.000 de Haiti. Mi estancia en Christchurch fue muy agradable y tranquila, algo que necesitaba después de las 3 intensas semanas pasadas con Hiking New Zealand. El nombre maorí para Christchurch es Ōtautahi (el lugar de Tautahi). Como curiosidad geográfica hay que decir que Christchurch está en las antípodas de A Coruña, mi ciudad natal. Christchurch se encuentra en la región de Canterbury, una zona de gran belleza, y la ciudad se encuentra cerca de la Bahía de Pegasus, y por ella pasa el río Avon. Muy cerca se encuentra la Península de Banks, que en 2006 se incorporó a la ciudad metropolitana, lo que triplicó el terreno de la ciudad...



Monte Somers es una pequeña ciudad de Canterbury, Nueva Zelanda, con de 2.300 habitantes, situada en las estribaciones de los Alpes del Sur. La belleza de las montañas a su alrededor la ha convertido en un lugar de vacaciones. La economía de Monte Somers no fue exclusivamente agrícola, ya que los yacimientos de carbón de las cercanías fueron explotados desde 1885 hasta 1968, y existía un ferrocarril que transportaba el carbón; los restos del ferrocarril todavía son visibles hoy, y diseminadas por las montañas se encuentran herramientas, carretillas e instalaciones de las explotaciones de carbón. Teníamos varias horas de trekking hasta el refugio, y Juanita, cómo no, nos sugirió que subiéramos río arriba en vez de por el sendero. Le hicimos caso y durante un buen rato anduvimos subiendo rocas y vadeando el río con el agua hasta la cintura, así que las botas gore-tex servían de poco. El cañón por el que discurría el río se estrechaba cada vez más, las paredes verticales cada vez parecían más altas y enormes rocas obstaculizaban el paso, hasta que Juanita dijo que ya podíamos volver al sendero. A la pregunta de ¿por dónde?, sólo miró hacia arriba. Nos vimos obligados a escalar, más que subir, las paredes del cañón, agarrándonos a las plantas y vegetación para evitar una...



Antes de comenzar el último trekking con Hiking New Zealand al Monte Somers, pasamos un día completo en el monte Cook, el más alto de Nueva Zelanda con 3.754 msnm, y aunque mucha gente lo identifica también como el más alto de Australasia, la región que comprende Australia y las zonas cercanas, es un error, ya que Papúa Nueva Guinea está incluida en Australasia, y la pirámide de Carstensz o Puncak Jaya alcanza los 4.884 msnm. El error puede deberse a que el Puncak Jaya está en la parte Indonesa de Papúa Nueva Guinea, pero eso son divisiones políticas y no geólogicas o geográficas. En todo caso, en el país PNG (Papua New Guinea) está el Monte Wilhelm, con 4.509 msnm. Dicho esto, el Monte Cook es una de las montañas más hermosas que he visto, y la región donde se ubica, los Mackenzie, una de mis preferidas en Nueva Zelanda El monte Cook (Aoraki en maorí, su nombre oficial es Aoraki/Mount Cook) forma parte de los Alpes Neozelandeses, que recorren toda la costa occidental de la Isla Sur de Nueva Zelanda. Los glaciares más destacados son Tasman y Hooker, que se deslizan por sus empinadas laderas para añadirle más belleza todavía. Los glaciares contrastan enormemente...



Tras un día de relax (y colada) en Alexandra, en el corazón de la región de Central Otago, zona de viñedos, tomamos camino a través de las tierras altas, donde encuentras muchas más ovejas que personas. Curiosamente, la raza de ovejas más apreciada en Nueva Zelanda es la merino, que fue importada desde España hace siglos y se adaptó muy bien al clima de las antípodas. Después de recorrer preciosas carreteras, pasar por el Lago Dunstan, un lago artificial creado por la presa Clyde, y cruzar el paso Lindis, llegamos al Lago Ohau, en el corazón de la región MacKenzie, rodeado de montañas que muestran glaciares y nieves perpetuas. En la zona se encuentra también el lago Tekapo, uno de los más hermosos de Nueva Zelanda Comimos al borde del lago, y comenzamos la caminata por praderas de hierba sin sombra alguna bajo un sol inclemente, hasta que penetramos en un bosque de hayas, que cambió completamente el paisaje y nos hizo sentirnos como en la película El señor de los anillos. Varias horas de caminata después, acampamos en el límite del bosque, ya que al día siguiente acometeríamos la subida a la cumbre. Estábamos al lado de un riachuelo llamado Freehold Creek. Mención aparte requiere el WC del campamento, situado en medio de la espesura, pero con trono incluido. Ya en Tasmania 8 años antes había...



La intensa caminata del Nature Borland Walk nos dejó agotados, y, antes de acometer la siguiente caminata, el McKenzie Track, teníamos dos intensos días de contacto con la fauna del Sur de Nueva Zelanda, en un lugar de nombre tan curioso en inquietante como Cannibal Bay. Debe su nombre a los restos humanos encontrados una vez y no tanto a que por aquí hayan habitado come-hombres. Hoy en día es un área de reproducción y descanso de leones y elefantes marinos. Recorrimos la playa denominada Surat Bay. Aunque se encuentran tumbados en la arena con aspecto inofensivo, pueden ser muy agresivos y rápidos si alguien se atreve a acercarse a sus cachorros. La caminata por la playa nos dio la oportunidad de verlos entrando y saliendo del agua para dirigirse a sus zonas de descanso. Acampamos en una antigua estación ovejera cercana a la playa, pero lo suficientemente lejos para que no se acercara un león marino curioso atraído por el olor del hangi que preparamos para la cena. Después de la cena, teníamos otra cita con unos caballeros impecablemente vestidos de etiqueta, el pingüino de ojo amarillo, que es endémico de Nueva Zelanda.



El lago Monowai fue represado en 1926 para construir una de las primeras centrales hidroeléctricas del país. Tiene forma de U y unos 35 km. de largo, y es una zona de gran belleza, solamente enturbiada por las torres de alta tensión que se construyeron para llevar la electricidad generada hacia una planta de aluminio. La parte positiva es que la carretera creada para dar mantenimiento a estas torres, que se llama Borland, ofrece un fácil acceso para senderistas, montañeros, ciclistas y kayakistas que visitan la zona. Nosotros íbamos a hacer un trekking de dos días que llamado Borland Nature Walk, que se anunciaba sencillo, pero con las montañas en Nueva Zelanda hay que ser muy cauto, y pasamos momentos complicados al final de la ruta. Recorrimos la carretera de mantenimiento durante una hora, hasta que llegamos al comienzo de la caminata. Dejamos la furgoneta aparcada y nos pusimos en marcha. Juanita, la guía, decidió acortar la caminata porque anunciaban lluvias fuertes para la tarde, así que nos fuimos directamente al lago Verde, primero una hora por un bosque encantado lleno de musgo, líquenes y árboles retorcidos en el que parecía que en cualquier momento podía salir un duende o un hobbit a nuestro encuentro, y luego por una pradera inundada durante otra hora, en la que más que caminar flotábamos...



Después de unos días de intensa actividad en Queenstown, era momento de comenzar el nuevo tour con Hiking New Zealand, llamado Secret South (Sur Secreto). A las 8 a.m. me reúno en el Centro de Visitantes de Queenstown con el nuevo grupo, 2 alemanas, una canadiense, un inglés, la australiana de Borneo del primer tour y Juanita, la misma guía, una gran senderista, perfecta para este tour de 11 días que incluye 3 treks de 8 días en total. Nos pusimos en marcha bordeando el lago Wakatipu hacia el Parque Nacional de Fiordland, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, el parque nacional más grande de Nueva Zelanda y uno de los más grandes del mundo, con una superficie de 12.500 km². En realidad está formado por 3 parques, el Parque Nacional Aoraki/Mount Cook, el Parque Nacional del Monte Aspiring y el Parque Nacional Westland. Algunas de las rutas de trekking más populares de Nueva Zelanda están en esta región, como el Milford, Kepler, Hollyford y Routeburn. Este último, el Routeburn Track, fue seleccionado entre los 11 mejores treks del mundo por la revista National Geographic Adventure en 2005.



Queenstown es otro de los lugares que ha cambiado mucho desde mi primera visita en 2002, y como no tengan cuidado los kiwis, le puede pasar lo mismo que a Ushuaia en Tierra de Fuego argentina, que pasó de ser una pequeña localidad con mucho encanto en los confines del mundo, a un lugar con atascos de tráfico, casinos, precios altos y colas para todo por culpa del turismo antártico y de esquí. En Queenstown viven unas 20.000 personas, lo que en principio no parece mucho, pero me atrevería a decir que cada día la visita una cantidad mayor de gente, en busca de la aventura de su vida, que en Queenstown se ofrece en forma de múltiples actividades lúdicas, algunas sólo aptas para gente con muchas ganas de soltar adrenalina. En todo caso Queenstown es un lugar bellísimo, gracias a las montañas que lo rodean, como la sierra de los Remarkables, y sobre todo porque se encuentra situada al borde del lago Wakatipu, fontera natural entre las regiones de Otago y Southland. En invierno es uno de los principales destinos de esqui de Nueva Zelanda. Es el lago más largo de Nueva Zelanda, 80 km y con sus 290 km² de superficie es el tercero en extensión. Aunque está a una altitud de 310 metros, el lago es muy profundo y su fondo está 100 metros por debajo del nivel del mar. Un barco de época, el TSS Earnslaw, con más de 100 años de vida, navega todos los días sus aguas y hacer sonar su vetusta sirena.



Una de las cosas que más me sorprendió cuando regresé a Nueva Zelanda en 2010, 8 años después de mi primer viaje, era lo poco que había cambiado, y lo digo para bien. En 2002 tenía la sensación de haberme trasladado en el tiempo a los años 60, tanto por la música que oía, como la vestimenta de la gente, los coches antiguos, que no viejos, la ausencia de stress, y en general un estilo de vida basado más en la calidad que en la cantidad. En 2010 evidentemente las cosas han cambiado, pero poco, Auckland ha crecido mucho como ciudad, destinos de aventura como Queenstown también han crecido quizás demasiado, y es que el tirón de El Señor de los Anillos ha sido muy grande y ha puesto Nueva Zelanda en la lista de destinos turísticos más apreciados y deseados del mundo. Por suerte, entre las prioridades de los kiwis no está el convertir sus costas en un nuevo Mediterráneo, lleno de bloques de apartamentos, o sus montañas en unos Pirineos llenos de carreteras y estaciones de esquí. Las pocas autopistas que hay están en la isla norte, y en la isla sur todavía hay muchos puentes de un sólo sentido, e incluso crucé uno de un sentido, ¡que comparten los coches y el tren!. Cuando visité en 2002 una de las tarjetas postales más conocidas de Nueva Zelanda, el lago Matheson, me sorprendió que sólo hubiera un aparcamiento para vehículos y nada de cafés ni tiendas, porque es un lugar de obligada visitada por su belleza embelesadora si las condiciones son buenas.



Ver mapa más grande de Copland Track Después de la refrescante visita al glaciar Fox, nos tocaba prepararnos para tres días de trekking por el Copland track, un sendero de unos 30 kilómetros que corre paralelo al río Copland, de los cuales nosotros haríamos 25, pero repitiendo el último día los 17 de subida, o sea unos 42 km en total en 3 días de caminata en los que dormiríamos en un refugio de montaña del DOC, el Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, que gestiona cerca de 1000 refugios de montaña en todo el país. siempre limpios, siempre ordenados, y siempre con papel en el baño!!. El Copland track forma parte del Westland Tai Poutini National Park, lugar nombrado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990 Dejamos el remolque en un lugar seguro, ya que la Toyota iba a estar tres días en el aparcamiento sin vigilancia, y en cuanto bajamos del coche nos pusimos a caminar, ya que había miles de sand flies. Al ser zona de montaña con gran pluviosidad (vamos, que llueve mogollón), sobre todo en invierno, para cruzar los ríos suele haber puentes de madera o puentes colgantes, algunos de ellos bastante...



En Nueva Zelanda pasan cosas que son únicas o casi únicas en el mundo. Sólo hay dos lugares en la Tierra en los que los glaciares en su parte inferior se juntan con bosques subtropicales, el Perito Moreno en Argentina, y los glaciares Fox y Franz Josef en Nueva Zelanda. El glaciar Fox, como su colega y vecino el glaciar Franz Josef, es de los pocos del mundo que todavía crece en ciclos medio largos, aunque cuando uno va por la carretera de acceso, como a 10 kilómetros hay un cartel que dice "en 1750 el glaciar llegaba hasta aquí". Era entonces mucho más grande y majestuoso que ahora, pero la boca abierta se te queda igual en cuanto te acercas a él, ya sea por la caminata de una hora hasta la base del glaciar, aunque no dejan que te acerques mucho ya que ha habido accidentes e incluso fallecimientos de gente que quiere tocar el hielo, o por la caminata de hora y media hasta un mirador desde el que hay una panorámica espectacular del glaciar desde lo alto. Mis compañeros de Hiking New Zealand tomaron el tour, bastante caro, en helicóptero, que te lleva hasta la parte superior del glaciar, aterriza sobre el hielo y luego realizas una caminata de 3 horas sobre el hielo del propio glaciar, pero los 200 euros que costaba, mi presupuesto de viaje para una semana, me hicieron desistir. Por suerte unos días después pude realizar la caminata gratis en el glaciar Franz Josef, gracias a los buenos...



La costa oeste de la isla Sur de Nueva Zelanda es una de las regiones más interesantes, tanto a nivel geográfico como humano, ya que los (escasos) habitantes de esta zona son famosos por su extravagancia. Llegué a un acuerdo con una de las mejores agencias de senderismo de Nueva Zelanda, Hiking New Zealand, para hacer con ellos 2 tours por la isla sur. La primera ruta se llama West Coast Wilderness, desde Nelson hasta Queenstown, con una duración de 11 días, pero yo hice la parte corta, una semana, que se llama World Heritage Wanderer. Me uní al grupo en Greymouth. Llevaban varios días de ruta desde Nelson, y me encontré una variopinta mezcla de australianos, suizos y una señora, porque tenía más de 60 años, que había nacido en Borneo, de origen holandés, pero que vivía en Australia, y la guía, una kiwi que se llamaba Juanita, así, con el diminutivo en el nombre, que había estado en el ejército destinada en Antártida, y que parecía una Rambo en miniatura, por lo maciza, no por lo fea. Viajábamos en una pequeña furgoneta Toyota, con un remolque diseñado para hacer de almacén, cocina, nevera, armario, planta de reciclaje, etc, vamos, como una casa en miniatura. Paramos a comer fish&chips en la playa de Hokitika, donde casi volábamos por el viento, aunque la parte buena era que las malditas sandflies que me perseguían por Nueva Zelanda no estaban gracias al dios Eolo. Llegamos a Okarito, donde íbamos a pasar las 2 primeras noches haciendo camping, una enorme y salvaje playa con una laguna famosa por albergar muchos pájaros. Instalamos las tiendas y nos fuimos a la playa para ayudar a Juanita a preparar nuestra cena de bienvenida al más puro estilo maorí, el hangi.



La región de Malborough, al norte de la isla Sur, es conocida sobre todo por tener algunos de los mejores vinos de Nueva Zelanda, y se le llama la región gourmet, ya que tiene varios festivales de comida y vino y más de 40 bodegas que se pueden visitar para comprar, hacer catas de vino o degustaciones varias. La razón de mi visita era menos dionisiaca o báquica, y obedecía al segundo intento de hacer una ruta de senderismo muy popular en Nueva Zelanda, de 71 kilómetros, el Queen Charlotte Track, ya que la primera vez había desistido por el mal tiempo. Fue una buena decisión porque en mi segunda visita el tiempo fue perfecto, sin demasiado calor, porque era principios de otoño, abril, y porque había pocos caminantes y sobre todo pocas bicis a pesar de ser Semana Santa, ya que es también muy popular para hacer en mountain bike, . La caminata es muy popular por varias razones, la principal es que es un camino costero por un sendero bien formado, con una altitud máxima de 450 metros, con unas espectaculares vistas de la recortada costa de Malborough, y es bastante cómodo de hacer, ya que hay alojamiento de todos los niveles en el recorrido, desde camping hasta hoteles de lujo. El catamarán de Endeavour Express Además no tienes que llevar la mochila de un punto a otro, ya que los barcos que hacen el transporte de pasajeros, ya que la mayor parte de la ruta no tiene acceso por carretera, llevan las mochilas de un alojamiento al siguiente. En bici se suele hacer en 2/3 días y caminando en 3/4/5 días. Yo elegí la opción de...



Foca en Cabo Foulwind. Después de mi ruta en kayak por el Parque Nacional Abel Tasman, tocaba recorrer la isla sur, pero esta vez en bus, concretamente en el Magic Bus, que para en los lugares turísticos y menos turísticos. De Nelson me fui al cabo Foulwind, llamado así porque cuando lo navegó el capitán Cook en 1770, el fuerto viento lo alejó de su ruta. Hoy se visita principalmente porque tiene un colonia de focas bastante grande, que están en varios islotes cercanos a la costa. A veces las focas se aventuran por la playa hacia el sendero, y hay que dar un rodeo porque aunque no lo parezcan pueden ser bastante rápidas y agresivas. Cabo Foulwind El sifón o blowhole en Pancake RocksEl lugar más visitado en la zona son las Pancake Rocks, o rocas panqueque, crepes, o como dirían en mi tierra gallega, filloas, ya que su aspecto se asemeja al de un plato lleno de panqueques, en capas sucesivas. Están situadas en el Parque Nacional de Paparoa,a unos 40 kilómetros al norte de Greymouth. El mar de Tasmania ha erosionado durante 30 millones de años los depósitos en capas de sedimentos de carbonato y arcilla a ritmos diferente, por lo que las rocas adquieren formas caprichosas, y están en continuo...



Preparando el equipaje para los kayaks. El Parque Nacional Abel Tasman es el más pequeño de Nueva Zelanda, con 23.000 ha (230 Km2). Y fue creado en diciembre de 1942 para conmemorar los 300 años de la llegada de la expedición de Abel Tasman a esta zona, con sus dos barcos, el Heemskerck y el Zeehaen, cuando un europeo recorrió por vez primera sus bosques, sus doradas playas y sus recoletas bahías. El primer asentamiento estable de europeos data de 1855, aunque la población siempre ha sido escasa por las dificultades de acceso por tierra. Al parque se accede desde el pueblo de Motueka, a 20 kilómetros del sur, o desde Nelson, el punto de partida más habitual, ciudad situada a 70 kilómetros al sureste del parque. Roca en forma de cabeza de tortugaAunque es parque nacional, combina áreas de propiedad privada con otras públicas, y en 2006, el gobierno adquirió un enclave de 793 ha para ampliar las áreas públicas. La costa del PN Abel Tasman tiene 51 kilómetros, desde Marahau hasta Totaranui, un sendero que se puede hacer en 3/4 días. Hay servicio de taxi acuático que nos pueden llevar al comienzo del camino, en Totaranui, y desde Marahau ya hay transporte público. El camino costero del parque es uno de los más visitados en Nueva Zelanda, ya que pasa por playas paradisíacas de aguas color turquesa de la Bahía dorada, y hay bastantes ríos y estuarios de gran belleza, que sólo se pueden cruzar a pie en marea baja.



Parque Nacional Tongariro, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Amanece en Tongariro. El Parque Nacional de Tongariro es el parque nacional más antiguo de Nueva Zelanda, situado en el centro de la Isla Norte, con tres volcanes activos, el Ruapehu, el Ngauruhoe y el Tongariro, que se encuentran situados en el centro del parque. Fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1990, y en 1993 fue el primer lugar que obtuvo el galardón de lugar de carácter mixto, cultura y natural. Parque Nacional Tongariro, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Conos volcánicos El Parque Nacional de Tongariro fue el cuarto Parque Nacional establecido en el mundo, y su nombramiento como lugar mixto se debe a que hay varios sitios religiosos Māori dentro en el parque. Varias de las cumbres son denominadas tapu, una palabra que describe un lugar sagrado. El parque está a 330 km al sur de Auckland y a 320 km hacia el norte de Wellington, y los principales puntos de acceso son Turangi y Taupo, ambas localizadas cercas del Lago Taupo. Parque Nacional Tongariro, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Conos y lava El Parque Nacional de Tongariro...



Atardecer en Thames. La Península de Coromandel es muy famosa en Nueva Zelanda como destino turístico, y refugio de artistas y artesanos, que han encontrado aquí su fuente de inspiración, en el amplio sentido de la palabra, ya que en Coromandel se consumen habitualmente sustancias prohibidas, como la marihuana. A poco más de 2 horas en coche desde Auckland, la primera ciudad de la península es Thames, ahora una tranquila localidad costera, pero que vivió su fiebre del oro en el siglo XIX, y llegó a tener 18.000 habitantes y 100 hoteles, y en aquella época no eran para dar servicio al turismo. Hot Water Beach Hoy los habitantes no llegan a 7000, y sufren la crisis porque Toyota ha cerrado la planta de ensamblaje de coches que daba empleo a buena parte de la población. Thames tiene un agradable paseo marítimo de unos 5 kilómetros, muy sencillo, como les gustan las cosas a los kiwis, ya que es poco más que un sendero de tierra aplanada con algunos bancos para sentarse, pero la belleza está principalmente en los atardeceres sobre el mar. Como vestigios de tiempos pasados quedan algunos caserones de madera de kauri que fueron originalmente hoteles. Costa de Coromandel El hostel donde me alojé, el Sunkist...



Bahía tranquila en Taipa, Northland. La playa 90 miles, NorthlandDespués de mi experiencia de buceo en Poor Knights islands, tenía un viaje pendiente a la punta norte del país, que en mi visita anterior en 2002 no pude hacer por el mal tiempo, así que tomé un bus desde Whangharei, la capital de Northland, a Paihia, en Bay of Islands. Northland es una de las 16 regiones en que se divide Nueva Zelanda, y como su nombre en inglés claramente indica, es la región más septentrional del país Abarca un área de 13.940 km², el 5% de la superficie total del país, y su población, unos 150.000 habitantes, es menos del 4% del total de Nueva Zelanda, lo que la convierte en la región menos poblada. La mitad de esos 150.000 habitantes vive en Whanagarei y de ahí hacía el norte son pequeñas poblaciones que, como en el caso de Paihia, se han desarrollado gracias al turismo. 90 miles beach (88 km), Northland 90 miles beach y las dunas al fondoAl oeste limita con el...



Vista aérea de Poor Knight Islands (imagen cortesía de Dive! Tutukaka). El centro de buceo de Dive! Tutukaka. Northland es el nombre que se le da a la región al norte de Auckland, un franja de tierra que se va estrechando cada vez más hasta llegar al Cabo Reinga, la tierra más al norte de Nueva Zelanda, donde se juntan el mar de Tasman y el Océano Pacífico y donde se encuentra ubicado otro "faro del fin del mundo" que tenía ganas de visitar. Pero mi primera parada en Northland fue en Whangarei, una pequeña ciudad comercial y poco turística para extranjeros, pero que tiene un importante puerto deportivo donde cientos de kiwis tienen amarrados sus barcos, con un paseo marítimo, más bien ribereño, lleno de tiendas y restaurantes caros. El principal objetivo de mi estancia en Whangarei era bucear en las Poor Knights Islands, que por su nombre ya resultan interesantes, y con una historia, o leyenda que nunca se sabe, detrás. Repartiendo los equiposDicen que cuando el capitán Cook estaba por estos mares, al avistar las islas estaba desayunando algo típico de la época, el pudding Poor Knights, y su perfil le pareció similar al del pudding que se estaba tomando, por lo que les puso ese nombre. La historia de su población es bastante trágica, ya que la isla estaba ocupada por una tribu...



Baño del aeropuerto de NaritaSabía que mi viaje a Nueva Zelanda iba a ser largo y agotador, ya que en 3 días iba a recorrer tres continentes. La única manera de conseguir un vuelo a precio decente a Nueva Zelanda, era desde Londres via Tokio con Air New Zealand por 1100 euros, ya que desde España el precio no bajaba de 1.500 euros, pero lo que no imaginaba era lo estresante que iba a ser, tanto al comienzo como al final. Como uno tiene bastante callo con los aeropuertos y líneas aéreas, aunque tenía una conexión matinal que me permitía llegar de Madrid a Heathrow, preferí volar el día anterior y dormir en el aeropuerto. Cuando compré el billete con Ryanair no imaginé que incluso las 16 horas de conexión entre vuelo y vuelo podían ser insuficientes. Japón es también el paraíso de las máquinas expendedorasEl lunes 11 de enero de 2010 Madrid amaneció con un espeso manto de nieve y las cancelaciones se contaban por cientos, además de problemas acumulados en Gatwick por varios días de mal tiempo que habían provocado el caos en Gran Bretaña. La cosa no pintaba nada bien. Por suerte mi vuelo era a las 7 de la tarde, y a esa hora más o menos se había recuperado la normalidad, aunque el susto cuando llegué al aeropuerto de Barajas fue grande cuando vi la oficina de Ryanair con una larguísima cola de gente reclamando por los vuelos cancelados. Mi buena estrella funcionó e incluso llegamos a Gatwick con adelanto sobre la...



Seguro que los maoríes me recibirán con alegres cantos, como en 2002. Publiqué este diario al final de mi primera visita a Nueva Zelanda en 2002, y lo rescato para comenzar el viaje 2010 por dondé terminé en 2002, y para comprobar también que en estos ocho años el mundo ha cambiado mucho, pero yo he cambiado mucho más. Viajar de manera "vagamunda" durante la mitad del año, sin ingresos fijos, sin rutinas, sin planes, sin saber dónde vas a dormir cada noche, saboreando lentamente los lugares y las culturas, ha alterado para siempre mi percepción de la vida y me ha confirmado que "al que no tiene planes no le pueden fallar". Lo que no ha cambiado son mis referencias literarias, si acaso se han ampliado, pero lo que escribía hace casi 10 años cuando comenzó la "locura" de vagamundos.net, sobre la frase de El Principito, "lo esencial es invisible a los ojos", es cada día más cierto. No hay nada como quitarse de encima las cosas materiales para comprobar que "la felicidad es un estado interior y por ello no depende de lo que tengo, si no de lo que soy". Mi estilo y manera de escribir también han cambiado mucho en estos años. Esto fue lo que publiqué en mayo de 2002: Mis últimos días en Nueva Zelanda los he pasado en el norte de la isla Norte, en una zona preciosa llamada Bay of Islands (Bahía de las Islas), porque su recortada costa alberga cientos de islas de todos los tamaños, y es uno de los lugares preferidos por los kiwis para navegar a vela, ya que tiene muchas bahías protegidas. Fue la primera zona visitada por los europeos, y por aquí pasaron James Cook y varios navegantes franceses; el lugar donde me encuentro, Paihia, debe su nombre a una mezcla entre maorí e inglés, ya que "Pai" significa bien...




Pulsa sobre uno de los lugares para conocer más sobre ellos:


Información sobre Oceanía: [
volver arriba]


Información sobre Mares del Sur: [
volver arriba]


Información sobre Nueva Zelanda: [
volver arriba]


Información sobre Polinesia: [
volver arriba]


Información sobre Fiji: [
volver arriba]


Información sobre Islas Cook [
volver arriba]


Información sobre Islas Salomon [
volver arriba]


Información sobre Samoa [
volver arriba]


Olympus PEN
Webs Vagadamia


Patrocinadores


Proveedores








Colaboradores














































Campañas








© Vagamundos / Vagadamia, 2010.